Motivación en deportistas de base y competición

Hace unos meses vinieron a mi empresa unos alumnos de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte a entrevistar a mis deportistas de patinaje artístico, a mí y a mi compañero.

La motivación es algo tan simple y tan complicado que se debe de trabajar globalmente y constantemente, no hay milagros.

En este video podemos ver lo que es la motivación desde el punto de vista de nuestros pequeños deportistas y cómo lo viven ellos en su deporte.

 

Técnicas de comunicación: Asertividad

Los padres son otro aspectos más de los deportistas que los entrenadores deben cuidar especialmente.A veces surgen situaciones de tensión y estrés y  lo más importante es definir en los límites y las normas del club para todos los socios, deportistas, padres y entrenadores. En Castigar sin Deporte hablábamos de una situación que puede irritarnos bastante a los entrenadores y que debemos tratar con mucha delicadeza con los padres. ¿Cómo? A través de la ASERTIVIDAD.
Una vez definidos estos requisitos y límites hay que tener en cuenta una primera cláusula: prevenir las discusiones, tomar a esa persona después en un lugar más tranquilo y aclarar las cosas. Lo contrario a las discusiones que nos puede pasar es que aceptemos pasivamente la situación impuesta, ya sea por nuestra padres, deportistas o personas de la junta directiva del club por ejemplo o de la Federación, hasta el punto que un día se estalla de ira y tiene consecuencias mucho peores. Esta situación que suele tener como respuesta la pasividad o la agresividad, tiene una solución que es: LA ASERTIVIDAD.
asertividad.jpg
La ASERTIVIDAD es la forma de comunicación mediante la que expresamos nuestras opiniones, realizamos sugerencias y defendemos nuestros derechos honestamente y de forma no agresiva. La asertividad nos sirve para expresar nuestra opinión sin sentirnos mal, expresar nuestras emociones negativas y rechazar cosas sin que los demás se sientan molestos, cuestionar lo que no nos convence, compartir nuestros sentimientos y favorecer esta forma de comunicación de los demás con nosotros. Por lo tanto, aquí te dejo varias técnicas que pueden resultarte útiles para comunicarte con asertividad:
  1. Sustituye los sentimientos negativos inútiles del tipo “Soy un mal deportista, entrenador…” por una visión positiva de tus sentimientos como “Merezco que me respeten, las decisiones tomadas son las mejores desde mi punto de vista”.
  2. Recuerda tu objetivo. Si hay algo que no te gusta, no sólo debes dejar claro que no te gusta sino qué es lo que quieres en su lugar.
  3. Los demás no leen la mente. A veces nos gustaría porque tenemos toda la información en la cabeza y nos es difícil sacarla, pero partiendo de esta premisa intenta expresar tus necesidades sin ofender a nadie y sabiendo que ellos no saben lo que piensas, con lo que tendrás que contarles lo que quieres con lujo de detalles.
  4. Defiende tu verdad, no verdades absolutas. Cuando los deportistas son menores de edad, es normal que los entrenadores influyan en su educación, los padres también… Es normal que la veces los padres quieran opinar del ámbito deportivo y los entrenadores de la parte educativa de casa. Si defiendes tu visión haciendo referencia a tus sentimientos al principio, tendrá mucha más validez para los demás.
  5. Contagia emociones. Por naturaleza somos empáticos, con lo que si expresamos nuestras emociones a los demás, nadie podrá discutirnos como nos sentimos. Si comenzamos una frase que exprese desacuerdo con “Me siento un poco desilusionada con este tema…” por ejemplo, ya tendremos a los demás más receptivos que con ganas de establecer una discusión.
  6. Usa tu lenguaje corporal para relajarte. La posición de nuestro cuerpo, dice mucho de nosotros a los demás y a nosotros mismos. Mantén una postura corporal firme, calmada sin encogerte y sin mostrar debilidad a los contrarios.
  7. No culpabilizar, ni usar el “tú”. Cuando intentas discutir con alguien y defender tus opiniones es normal que tiendas a criticar ciertas formas del otro (Es que tú eres así, es que me has dicho, es que lo que tú quiere…). Como dije antes nos irá mejor empezando por hablar de nuestros sentimientos no de los demás.
  8. Expresa tus motivos. Exponer nuestros motivos o alternativas a una negativa hace nuestro mensaje más convincente y menos agresivo.
  9. Haz referencia a los hechos y no a tus juicios. Ejemplo:
Hecho objetivo: Eso que tú me propones no encaja con la dinámica de entrenamientos que tenemos establecida en el club.
Tu conclusión o pensamiento: No se va a hacer así, porque tenemos los entrenamientos distribuidos de esta manera y punto.
10. Sé lo más concreto que puedas. Intenta transmitir delicadamente lo que te gustaría pedir sin perder de vista tu objetivo. Intenta ser siempre lo más específico posible sin caer en ambigüedades que puedan dar carta blanca a los demás para tomar sus propias decisiones sin tenerte en cuenta.
Como cualquier otra habilidad la ASERTIVIDAD debe trabajarse y practicarse, así que coge un papel y un boli, piensa en las últimas situaciones que te han llevado a discusión o desacuerdo y que ahora mismo te producen un sentimiento y negativo y piensa como responderías teniendo en cuenta ahora estas pautas. Con un poquito de asertividad conseguirás que tus relaciones interpersonales con los demás sean mucho más llevaderas.