“Good is the New Look”, los que hacen el bien son tendencia

Hace tiempo que llevo viendo una tendencia general de la humanidad más benévola, generosa, participativa y saludable que antes. En festivales de música cómo la gente comparte, es amable… En mis viajes igual, cómo antes de irse los huéspedes se preocupan por dejarte la comida que no se van a llevar en un hostel. El compartir transporte, y en general el compartir se ha convertido en una tendencia de vida. emprendedorsocial

Los objetivos de los jóvenes millenials no es conformarse con un trabajo o ganar mucho dinero con el suyo sino “cambiar el mundo”. Y no cambiar el mundo de una manera utópica, sino conseguir realizar algo que realmente transcienda los límites de la rutina y crear algo que pueda cambiar las vidas de las personas. Se acercan tiempos donde la creatividad y la sensibilidad artística va a mover todos los mercados. La revolución artística 2.0 va a traspasar los límites de los ámbitos laborales, desterrando la titulitis, los enchufismos y los funcionarismos dando paso a una nueva oleada de JASP (jóvenes sobradamente preparados) pero con nuevos aires artísticos llenos de sensibilidad y emoción.

El término “Do- Gooders” pone el foco no solo en solventar las injusticias sociales o la relación con nuestro planeta, sino que intenta mejorar el mundo que conocemos. Ya se convierte en más que un valor añadido para nuestra imagen de marca el que nuestro producto trascienda a cambiar el mundo, dando por hecho que cuida del planeta, de las personas y que no perjudica a nadie, porque ese tipo de aspectos que correspondían al antiguo término de Responsabilidad Social Corporativa se convierten en un punto fundamental.

La misma Lady Gaga hizo por consolidarse dentro de esta tendencia con una lapidaria frase como “No quiero hacer dinero, quiero hacer un mundo mejor”. Y es que los do-gooders, millonarios en su mayoría, tienen como objetivo seguir ganando mucho dinero pero utilizar gran parte del mismo en beneficio de la sociedad. Dan Price, CEO de una empresa de Seattle, decidió el año pasado duplicar el sueldo de sus empleados y renunciar a un maxisueldo. Como consecuencia sus compañeros le han comprado recientemente el coche de sus sueños tras ahorrar durante más de un año.

ideas

¿Qué hace falta para cambiar el mundo, superar la crisis y disminuir la cola del paro??

¡¡Más Emprendedores Sociales!!  Jean-Baptiste Say (1767-1832), economista,  describe al emprendedor como aquella persona que cambia los recursos económicos de un lugar de bajo rendimiento a otro de alta productividad y mayor retorno. (No Creo que exista mejor definición que esta de emprendedor).  Joseph Schumpeter (1883-1950) etiquetó al emprendedor como la fuerza requerida para el progreso económico, puesto que identifica una oportunidad de negocio y crea una empresa en dicha oportunidad.

Gregory Dees, profesor de Emprendimiento Social en la Universidad de Duke, escribió que lo que distingue al emprendimiento social (social entrepreneur) del emprendimiento (business entrepreneur) es la primacía del beneficio social sobre el beneficio personal mediante la acción directa en la oportunidad.

Forbes publica anualmente a los 30 emprendedores sociales menores de 30 años, cuya edad promedio para 2015 es de 26 años, es decir, millenials. Una de las características en común de la mayoría de estos jóvenes emprendedores es que en algún momento han salido de su zona de confort, han viajado, han conocido países subdesarrollados en los que han vivido experiencias únicas y que les han activado ese interruptor de creatividad para cambiar algo.

Si aún no sabes qué hacer con tu vida, crea algo, un blog, una marca, un canal de Youtube, una empresa, una sociedad, un club, asociación… Seguro que tienes algo que aportar al mundo que aún nadie ha hecho. Olvida los prejuicios y las preocupaciones por las críticas y lánzate a hacer algo grande.

#VoyAHacerAlgoGrande

Anuncios

Técnicas de comunicación: Asertividad

Los padres son otro aspectos más de los deportistas que los entrenadores deben cuidar especialmente.A veces surgen situaciones de tensión y estrés y  lo más importante es definir en los límites y las normas del club para todos los socios, deportistas, padres y entrenadores. En Castigar sin Deporte hablábamos de una situación que puede irritarnos bastante a los entrenadores y que debemos tratar con mucha delicadeza con los padres. ¿Cómo? A través de la ASERTIVIDAD.
Una vez definidos estos requisitos y límites hay que tener en cuenta una primera cláusula: prevenir las discusiones, tomar a esa persona después en un lugar más tranquilo y aclarar las cosas. Lo contrario a las discusiones que nos puede pasar es que aceptemos pasivamente la situación impuesta, ya sea por nuestra padres, deportistas o personas de la junta directiva del club por ejemplo o de la Federación, hasta el punto que un día se estalla de ira y tiene consecuencias mucho peores. Esta situación que suele tener como respuesta la pasividad o la agresividad, tiene una solución que es: LA ASERTIVIDAD.
asertividad.jpg
La ASERTIVIDAD es la forma de comunicación mediante la que expresamos nuestras opiniones, realizamos sugerencias y defendemos nuestros derechos honestamente y de forma no agresiva. La asertividad nos sirve para expresar nuestra opinión sin sentirnos mal, expresar nuestras emociones negativas y rechazar cosas sin que los demás se sientan molestos, cuestionar lo que no nos convence, compartir nuestros sentimientos y favorecer esta forma de comunicación de los demás con nosotros. Por lo tanto, aquí te dejo varias técnicas que pueden resultarte útiles para comunicarte con asertividad:
  1. Sustituye los sentimientos negativos inútiles del tipo “Soy un mal deportista, entrenador…” por una visión positiva de tus sentimientos como “Merezco que me respeten, las decisiones tomadas son las mejores desde mi punto de vista”.
  2. Recuerda tu objetivo. Si hay algo que no te gusta, no sólo debes dejar claro que no te gusta sino qué es lo que quieres en su lugar.
  3. Los demás no leen la mente. A veces nos gustaría porque tenemos toda la información en la cabeza y nos es difícil sacarla, pero partiendo de esta premisa intenta expresar tus necesidades sin ofender a nadie y sabiendo que ellos no saben lo que piensas, con lo que tendrás que contarles lo que quieres con lujo de detalles.
  4. Defiende tu verdad, no verdades absolutas. Cuando los deportistas son menores de edad, es normal que los entrenadores influyan en su educación, los padres también… Es normal que la veces los padres quieran opinar del ámbito deportivo y los entrenadores de la parte educativa de casa. Si defiendes tu visión haciendo referencia a tus sentimientos al principio, tendrá mucha más validez para los demás.
  5. Contagia emociones. Por naturaleza somos empáticos, con lo que si expresamos nuestras emociones a los demás, nadie podrá discutirnos como nos sentimos. Si comenzamos una frase que exprese desacuerdo con “Me siento un poco desilusionada con este tema…” por ejemplo, ya tendremos a los demás más receptivos que con ganas de establecer una discusión.
  6. Usa tu lenguaje corporal para relajarte. La posición de nuestro cuerpo, dice mucho de nosotros a los demás y a nosotros mismos. Mantén una postura corporal firme, calmada sin encogerte y sin mostrar debilidad a los contrarios.
  7. No culpabilizar, ni usar el “tú”. Cuando intentas discutir con alguien y defender tus opiniones es normal que tiendas a criticar ciertas formas del otro (Es que tú eres así, es que me has dicho, es que lo que tú quiere…). Como dije antes nos irá mejor empezando por hablar de nuestros sentimientos no de los demás.
  8. Expresa tus motivos. Exponer nuestros motivos o alternativas a una negativa hace nuestro mensaje más convincente y menos agresivo.
  9. Haz referencia a los hechos y no a tus juicios. Ejemplo:
Hecho objetivo: Eso que tú me propones no encaja con la dinámica de entrenamientos que tenemos establecida en el club.
Tu conclusión o pensamiento: No se va a hacer así, porque tenemos los entrenamientos distribuidos de esta manera y punto.
10. Sé lo más concreto que puedas. Intenta transmitir delicadamente lo que te gustaría pedir sin perder de vista tu objetivo. Intenta ser siempre lo más específico posible sin caer en ambigüedades que puedan dar carta blanca a los demás para tomar sus propias decisiones sin tenerte en cuenta.
Como cualquier otra habilidad la ASERTIVIDAD debe trabajarse y practicarse, así que coge un papel y un boli, piensa en las últimas situaciones que te han llevado a discusión o desacuerdo y que ahora mismo te producen un sentimiento y negativo y piensa como responderías teniendo en cuenta ahora estas pautas. Con un poquito de asertividad conseguirás que tus relaciones interpersonales con los demás sean mucho más llevaderas.

 

Entrenadores tóxicos: 10 cosas que debes evitar

Los deportistas, especialmente los niños deportistas son algo mucho más que eso. Lejos de ser jugadores o deportistas son personas, con sentimientos, inseguridades, motivaciones, y probablemente una madurez mayor a la de cualquier otro niño. Por lo tanto, los entrenadores deben prestar especial atención a los aspectos humanos de los mismos, y ya no solo a los de sus deportistas sino a los deportistas de otros entrenadores.

Poner en duda a otro entrenador delante de sus deportistas, insultarle u ofenderle es darle una patada a la columna de la ética y los valores, y si algo debemos transmitir en el deporte es valores. Si nuestro comportamiento fomenta redecillas con otros clubes, entrenadores y demás personal, nuestros deportistas adquirirán esa misma actitud.

No podemos olvidar que la figura del entrenador supone mucho más de lo que pensamos para los niños deportistas, somos su referente y hay que tener un cuidado absoluto con todo lo que hacemos y cómo tratamos con ellos y sus familias.

IMG_9748

Con lo que aquí van 10 cosas a tener en cuenta para evitar a los entrenadores tóxicos o convertirnos en uno de ellos:

  1. No centrarse en los resultados sino en la ejecución. Fomentar la motivación al logro en la tarea, en caso de malos resultados el fracaso del resultado se gestiona mejor cuando la motivación está orientada a la ejecución.
  2. Comportarse de forma responsable y fomentar una actitud autónoma y responsable. Especialmente cuando los deportistas salen de casa sin padres, tienen que ser autónomos y responsables con sus cosas, y por tanto estar pendientes de todo y comportarse adecuadamente. Si el entrenador ha transmitido esto correctamente simplemente tendrá que supervisar que esté todo correcto.
  3. Evitar el “mal carácter”. Si siempre damos instrucciones enfadados en el momento que suceda algo que realmente merezca una riña o enfado seremos totalmente ignorados por nuestros deportistas. No olvidemos que hacen esto para divertirse al fin y al cabo, no para sufrir, y es una opción que ellos han elegido, si no la quieren llevar a cabo son ellos los que pierden su tiempo y su dinero y así se lo debemos hacer saber.
  4. Ser buenos comunicadores con todos. Un líder eficaz no es el que lleva siempre la razón, sino que sabe escuchar a los demás y toma decisiones en función de su criterio y el de los demás para resolver situaciones en favor del equipo.
  5. Tener visión de futuro. Muchas veces lo que creemos que puede ser bueno en el mismo momento puede que a la larga no sea en absoluto favorecedor. Un líder debe contemplar siempre el bienestar a largo plazo del equipo.
  6. No ser egoísta. Hay que entender las necesidades del grupo y comprender que el grupo está por encima de las individualidades. Los líderes tóxicos suelen mostrarse de manera arrogante, orgullosa y ególatra.
  7. No desconectar ni manipular el entorno. No escuchar ni tener en cuenta las opiniones de los demás hacen cometer errores que los entrenadores tóxicos suelen adjudicar a otros. No les importa si con ese proceder perjudican a otro miembro del equipo o de otro equipo.
  8. No exigir más de lo que se da. Y cuando se exige, hacerlo con educación, empatía y respeto.
  9. Tener un enfoque claro de tu proyecto. Si vas variando de criterio y opinión, o de objetivos, eso genera desorientación y desconfianza.
  10. Ser un buen ejemplo. Crear comportamientos inadecuados que pueden llegar a ser replicados por algunos miembros del resto del grupo es una bomba que al final explota y puede llegar a destruir toda la formación de un club. No debemos obviar que si los padres nos confían a sus hijos no es porque quieran que hagan uno u otro deporte, que en el fondo también, es porque quieren educar a sus hijos en un buen sistema de valores y convivencia del que nosotros somos el ejemplo y el referente.

Por eso, aunque a veces nos cieguen las injusticias, las faltas de respeto o las irregularidades que puedan suceder en situación de competición no podemos olvidar lo que somos y lo que conlleva nuestro comportamiento.

El Efecto Pigmalión o profecía autocumplica

¡Feliz año nuevo!

¿Habéis hecho ya vuestras listas de nuevos propósitos? Supongo que algunos sí y otros estáis esperando al lunes que es casi como el día 1 de Enero. Y cumplirlos, ¿los vas a cumplir o dejaras que la lista quede en esa página del día 1 de Enero de la agenda? Pues te recomiendo que pienses un día tras otro que SÍ lo vas a cumplir y que generes a los de tu alrededor el sentimiento de que ellos también lo cumplirán.

u767tfy

Como entrenadora y psicóloga deportiva veo a día a día niños que no serán capaces de dar lo mejor de sí porque ya están condicionados por comentarios negativos de sus padres, e incluso a veces de entrenadores. Generar unas expectativas negativas sobre los demás no ayudará a conseguir lo que se proponen y así nos repercutirá a nosotros también.

El Efecto Pigmalión es el hecho por el que la creencia que tiene una persona puede influir sobre el rendimiento de otra. La profecía autocumplida hace referencia a la actitud que las personas adoptan consiguiendo que esa profecía se vuelva cierta. ¿Qué debemos hacer entonces para generar un Pigmalión positivo y no negativo?

  1. Motivar siempre con comentarios positivos.
  2. Evitar palabras negativas, y comentarios del tipo “no te vayas a poner nervioso”, “no te vayas a caer” (en situaciones deportivas de campeonatos) o “no te vayas a olvidar de lo que te has estudiado…” (en situación de un examen, una entrevista, etc)
  3. Antes de decir alguna recomendación a la otra persona pensarla bien para que si nos viene en términos negativos la convirtamos en positivo. Mejor que las anteriores: diviértete, disfruta, aprende mucho, confío en ti, has trabajado mucho…
  4. No poner en duda los deseos de la otra persona por estudiar o empezar algo.
  5. No advertir a otra persona sobre la incompetencia o falta de habilidades de otra, ya predispone a la otra persona a que tenga unas expectativas negativas de la misma que no tiene por qué apreciar en su experiencia con ella.
  6. Sonreír.
  7. Escucha y trata de empatizar con las metas y objetivos de la otra persona.
  8. Transmite un locus de control interno: haz ver a tus alumnos, deportistas o hijos que sus logros provienen de ellos mismos.
  9. Incrementa la responsabilidad, si el éxito proviene de la responsabilidad propia aumenta la motivación y con ello el éxito, si no, será siempre aprendizaje, tranquilo.
  10. No generes demasiadas expectativas, siempre ajústalas a los objetivos de la persona.

Y ahora, ¡a cumplir tus objetivos y a generar Pigmaliones positivos!